DOMINGO.

Se siente el domingo.

Lleno de nada.

 

Mi cuerpo no se mueve mientras mi mente dispara.

Me baño todas las mañanas.

Es ahora de noche y no encuentro motivo para levantarme.

 

Se siente el domingo.

Lleno de nada.

 

Donde lo bueno se olvida y lo malo trasciende.

Donde el cuerpo se vuelve carga y la mente un arma.

 

Se siente el domingo.

Lleno de nada.